domingo, 22 de junio de 2014

Mi paciencia se agotó.


Como ya dije antes, una vez que mi Lily se fue, mi mundo pareció desmoronarse, unos meses después de su partida Javier me dijo que había tenido una relación con alguien más, pero dijo que eso había terminado, en aquel momento yo lo necesitaba más que nunca y no sé si por eso por amor o por tonta pensando que eso era pasado le dije que no importaba, que podíamos seguir como si nada hubiera pasado ¡Pobre ilusa! él seguía con esa mujer. Hasta el día de hoy no logro entender porqué me lo dijo, esperaba que yo pusiera fin a nuestra relación, esperaba que yo aceptara su relación con ella y siguiera a su lado como si no pasara nada o es que no me había humillado ya lo suficiente y esta era su nueva forma de pisotearme. Aún así hice lo que pude para que nuestro matrimonio no se acabara, pero mi paciencia de pronto se acabó.

"Ese hombre me quito la vida, corto mis alas y robo mis sueños,

me convirtió en esclava, en sombra oscura que se esconde en los rincones... Y simplemente calle.

Tiro a la basura mi pasado y mis recuerdos haciéndome creer que tenerlos era pecado.

Quedó prohibido reír, cantar y bailar... Y simplemente calle.

Pisoteo hasta el último gramo de dignidad que tenía y golpeo mi rostro matando mi orgullo.

Hizo de mi mundo una burbuja en la que solo cabían mis hijos y él...Y yo, simplemente calle.

A los diez y seis años pinto mi cara de tristeza y seriedad y veinte años después me reclamó por ser una mujer oscura... Y fue cuando me revelé, grite y volví a nacer."

1 comentario:

  1. Ay Gordita cuantas cosas pasaste y yo sin saberlo para ayudarte, hasta hoy, lo importante es que ya no estas ahí

    ResponderEliminar