jueves, 20 de agosto de 2015

Como siempre.



Y como siempre, como cada vez que el mundo parece caerse a pedazos, no quedó más remedio que desempolvar aquel horrible  vestido que permanecía olvidado en la maleta de lo que no sirve, de lo que estorba, de lo que  se guarda más por obligación que por gusto; y volvió  a vestirse de resignación, de conformismo disfrazado de sonrisas. 

Fragmento de Renacer.

martes, 18 de agosto de 2015

Eternamente




Nuestras almas fueron creadas para amarse eternamente.
Mil siglos han pasado, mil vidas hemos vivido, mil muertes nos han tocado. En cada reencarnación: otra época, otro rostro, otro nombre, pero siempre las mismas almas llegando a la cita para seguirse amando.
La historia a fin de cuentas siempre ha sido la misma con diferentes escenarios, siempre un hombre y una mujer amándose por encima del mundo, pero... ésta vez algo falló, llegamos a tarde a la cita, pero en las estrellas está escrito nuestro destino y aquí estamos llenos de miedo, intentando alcanzarnos y amándonos al final del camino.
Nuestra misión es repetir la historia una y otra vez, venciendo cualquier obstáculo por difícil que éste sea, en tanto no llegue el día del juicio final.

jueves, 13 de agosto de 2015

Súplica.





¡Esta noche no por favor!
Esta noche di que me amas aunque no sea verdad.

Mañana habrá nuevamente luz en mi vida
o fingiré que la hay;
mañana una vez más tendré fuerzas
para pelear contra el mundo, la gente y mis sentimientos
para que nadie sepa de mi soledad.

En cuanto salga el sol detéstame como siempre
pero hoy, ¡ayúdame a pasar la noche!

Acaríciame el alma con palabras falsas,
engáñame te lo suplico
porque ésta noche la soledad me ha vencido,
en éste momento necesito sentirme amada.

Déjame soñar que eres el príncipe de mi cuento
¡rescátame un momento!

En cuanto los primeros rayos de luz entren por mi ventana
habrá terminado el sueño.
Tú no habrás de recordarlo nunca.

Yo de vez en vez he de recordarlo en noches como esta
en las que logré aniquilarme la soledad.

miércoles, 12 de agosto de 2015

Ocaso.



Tantas primaveras y veranos sin ti, sin saber que existías, y sin embargo me pase la vida esperando... siempre esperando; guardando lo mejor de mí, de mis sentimientos, mi pasión y mi alma, como si de alguna manera supiera que llegarías.

La espera inconsciente vestida de esperanzas, se consagró a bosquejar rostros tejer sueños y a bordar anhelos. De algún modo sabía que vendrías. No sabía cuándo, no sabía cómo ni de donde llegarías, sólo sabía que un día cualquiera surgirías de entre la gente.

 Te esperaba en primavera cuando la alegría y la energía desborda, pero llegaste en invierno cuando el frío cala, cuando el paisaje es gris y bajo la nieve la vida parece haber llegado a su fin. llegaste al ocaso de mi existir, cuando la luz se apaga, cuando los destellos rojos en el cielo anuncian la oscuridad, llegaste cuando ya no sobra tiempo.

Quiéreme hoy antes que el ultimo fulgor se extinga. Tómame ahora, aunque el rostro y el cuerpo luzcan arrugas y cicatrices -son los trofeos que le gane a la vida-. Ámame hoy, el amor no tiene pliegues; sigue joven, sigue fuerte, sigue intacto.

Ven, he dejado la puerta abierta, aún podemos amarnos en el ocaso de nuestras vidas. Ven que no me queda duda alguna que en otra vida Tú y Yo nos hemos amado, de otro modo no entiendo porque te he esperado tanto.

martes, 11 de agosto de 2015

Lo mío...


Estoy tratando de crear un sortilegio con dibujos y letras que me permita hechizar tu mente, para después poder entrar en tu alma. Pero lo mío no pasa de ser tinta y papel.

Lo mío no pasó de ser un borrador mal hecho en el que escribo y borro mil veces buscando la perfección de un cuento con final feliz.

Contigo lo mío es un monólogo que ambiciona ser novela. 

lunes, 10 de agosto de 2015

Demencia



Aquí me tiene usted tratando de conquistar su fotografía; imaginando que me mira, le coqueteo y le guiño el ojo en un intento descabellado por ver cómo es que su semblante se sonroja -Le he visto avergonzado un par de veces-  y es que se ve tan guapo con su carita ruborizada, parece un niño travieso, ingenuo y tierno.

Usted me ha hecho perder la razón, al grado de pasar horas enteras hablando con su retrato como si en verdad me escuchara; Le cuento las cosas simples de mi día, le hablo de mis deseos, de mi inquietud, y de mis miedos. Le expongo mis quejas tontas, le hablo de lo rebelde de mi cabello ó que se me ha quebrado una uña... y a ratos hasta me parece que usted se ríe de mis locuras. Aún así le dedico hasta mi canto.

Ha llegado a tal extremo la locura y el delirio que usted me provoca, que aquí me tiene intentando hacerle el amor a su fotografía, imagino entre mis manos su cara, y le beso con dulces y apasionados besos los ojos y los labios; le susurro al oído cuanto es que lo amo y lo mucho que lo extraño. Y creo, en medio de mi demencia , que todo esto que hago lo siente usted en la distancia.

domingo, 9 de agosto de 2015

Transformación.



Te convertiste en ausencia, la ausencia soledad y la soledad recuerdo.
Te volviste lagrimas, las lagrimas letras y las letras palabras.
Te tornaste desilusión, la desilusión apatía y la apatía muerte.
Pero mi amor por ti... No dejó de ser amor.

Me dejó llorando



No entendió  que la felicidad era hoy, y no mañana ni pasado;
Se negó a ver que la vida pasa y no regresa, no comprendió que la existencia se acaba...
Ignoró que cada día lejos de él  era  un día menos en mi vida, era  estar restando páginas a un capítulo en la novela de nuestro amor.
No quiso ver que me dejo llorando.

sábado, 8 de agosto de 2015

Se acostumbró.



Se acostumbró a mirarse en unos ojos distantes, fríos, muertos.
Se habituó a una existencia llena de trato indiferente, carente de pasión y llena de soledades compartidas.
Se acomodó al lado de un ser  sin pasión, ausente y lejano.
Se endureció y se resignó a vivir en una larga y letal agonía.
Se acostumbró tanto al desamor, que cuando el amor llegó, no supo qué hacer con él y lo dejó pasar.

El hombre de la guitarra ha muerto.

"El hombre de la guitarra ha muerto y no sé si estallar en risa con bruscas carcajadas, ó, dar rienda suelta a mi congoja.
"El hombre de la guitarra ha muerto."Lo mató la realidad de certera puñalada, que le insertó  en el corazón con la intención y el afán de asegurar su muerte.


Como buena soñadora que he sido y sin que esto me cause vergüenza alguna, debo reconocer que como muchas, me inventé mi propio modelo  de lo que para mi particular punto de vista se asemejaba más al llamado "príncipe azul" que aparece en todos los cuentos de hadas; porque toda mujer sabe lo que es desear a un hombre perfecto, que llega, cabalgando sobre un caballo blanco, después de haber vencido dragones para rescatarla de la torre de cristal en la que ha vivido encerrada sin ilusión alguna y en completa soledad y desamor.

Por supuesto en mi vida no podía faltar esa ilusión por tener mi propia historieta, mágica y única, tan llena de ficción y fantasía como la mejor; motivo por el cual, en lugar de un "príncipe azul" me inventé "al hombre de la guitarra" majestuoso, admirable, lleno de amor y sensibilidad. Ansioso por encontrar y hacer feliz a su princesa.

Por años esperé... y esperé... y esperé. Me aferré tanto a la idea y el propósito de que te tenía que llegar, que me pase la vida limitando mis sentimientos, me negué a amar, me resistí a sentir por estar esperando a ese hombre que según yo, era el único que podía amarme y a quien yo podía amar con un amor excelso y profundo. Y esperando se me fue la vida, no quise ver que el "hombre de la guitarra" como los "príncipes azules" no existen.

martes, 4 de agosto de 2015

Intento acercarme

Imagen tomada de: https://elcodigodelaemocion.wordpress.com

Yo trato de acercarme a usted totalmente desprotegida, con el alma desnuda y el sentimiento en la mano, en un afán desesperado por alcanzar y tocar su corazón, mas en cada uno de mis intentos el resultado siempre es el mismo, silencios evasivos ó bien, palabras esquivas.

Cada acercamiento va menguando las ilusiones, las quiebra, las pulveriza  en un choque abrupto y catastrófico contra el muro que le resguarda y lo rodea. Pareciera que el amor grande y sincero que le ofrezco, le causara miedo.

Entonces huye y se oculta tras sus excusas, se aferra a sus cadenas y la monotonía que lo mantiene a salvo y le conserva alejado del sentimiento que puede volverle vulnerable. Podría ser que este siendo demasiado benévola y hasta un poco ingenua al pensar que es solo cobardía de su parte y no ineptitud o incapacidad.

Intento acercarme a usted pero eso es imposible.